El capitalismo ha formulado su tipo ideal con la figura del hombre unidimensional. Conocemos su retrato: iletrado, inculto, codicioso, limitado, sometido a lo que manda la tribu, arrogante, seguro de sí mismo, dócil. Débil con los fuertes, fuerte con los débiles, simple, previsible, fanático de los deportes y los estadios, devoto del dinero y partidario de lo irracional, profeta especializado en banalidades, en ideas pequeñas, tonto, necio, narcisista, egocéntrico, gregario, consumista, consumidor de las mitologías del momento, amoral, sin memoria, racista, cínico, sexista, misógino, conservador, reaccionario, oportunista y con algunos rasgos de la manera de ser que define un fascismo ordinario. Constituye un socio ideal para cumplir su papel en el vasto teatro del mercado nacional, y luego mundial. Este es el sujeto cuyos méritos, valores y talento se alaban actualmente. (Michel Onfray)


martes, 12 de junio de 2018

TIERRA Y LUZ (2004)





TIERRA Y LUZ

Espesura de colores luminiscentes. Un tejido impregnado de reflejos pardos, verdes, ocres, dorados… unidos en una única luz inexplicable.

Me aproximo con pasos alados al árbol, hermano antiguo, que se eleva en medio del claro.

Cierro los ojos. Escucho el rumor de la lluvia tranquila y el estruendo de la tempestad lejana, sobre las cumbres que tanto añoro.

Extiendo la mano. Palpo su corteza, piel surcada por el tiempo. Con firmeza. La resonancia mineral surgida de sus entrañas que me penetra y me envuelve, ¿no es, acaso, la música serena de un orden olvidado?

Cierro los ojos. Aspiro el perfume de la ráfaga húmeda, la fragancia de la floresta profunda y agreste, surgida de la tierra que me espera por siempre.

Vuelvo a casa. Retorno al regazo de mi madre, diosa silente y ciega que me supo ingrato, fugitivo hacia la ciudad de ceniza y grisura. Me recibe sin resentimiento, con toda la indulgencia de quien sabía que, tarde o temprano, arrepentido, habría de reintegrarme al corazón de sus círculos inmarcesibles.

¡Oh, diosa, señora de todos los colores, de todos los sonidos y todos los perfumes, retorno a tu vientre fecundo! ¡Oh, madre, progenitora de todos nosotros, bestias, hongos y plantas, retorno a tu vientre ubérrimo!

Me diluyo con el agua hacia las raíces que gimen, hacia la obscuridad orgánica de la tierra. Después, inevitablemente, me elevaré por caminos antiquísimos hacia las hojas esmeralda, hacia la luz. ¡Transformado en lenta saeta de savia blanca!



lunes, 2 de abril de 2018

DOS POEMAS DE XAIME MARTÍNEZ TRADUCIDOS DEL ASTURIANO AL CASTELLANO (2017)



SHAKESPEARE


Vendrá una vuelta más
el desagüe lentísimu del alba
y la tinta la nueche
dirá pa otros llugares muncho más
afayadizos pal tremor de les solombres.
Entamará la discusión de siempre
sobre’l cantar cabero de los páxaros.
Saldrán con ruidu prieto ruiseñores,
tiniebles y calandres
volando de les nueses
boques como un glayíu interminable
y el Sol quedrá traenos, como a besties,
la muerte y la quietú.
Mas yo entós sacaré la mio pistola,
que llevo cientos d’años preparando,
y apuntaré a esa ave ruin y estraña
que separta los díes de les nueches
y el sangre traerá un nuevu atapecer
y tornaremos, mudos, al amor
y sobre’l cuerpu entá
caliente de la llei
mataremos dos páxaros d’un tiru.



SHAKESPEARE

Vendrá una vez más
el desagüe lentísimo de la alba
y la tinta de la noche
irá hacia otros lugares mucho más
apropiados para el estremecimiento de las sombras.
Organizará la discusión de siempre
sobre la canción última de los pájaros.
Saldrán con ruido obscuro ruiseñores,
tinieblas y calandrias
volando de nuestras
bocas como un quejido interminable
y el Sol querrá traernos, como a las bestias,
la muerte y la quietud.
Mas yo entonces sacaré mi pistola,
que llevo cientos de años preparando,
y apuntaré a esa ave ruin y extraña
que separa los días de las noches
y la sangre traerá un nuevo atardecer
y tornaremos, mudos, al amor
y sobre el cuerpo aún
caliente de la ley
mataremos dos pájaros de un tiro.



LA FLOR DE LA ZREZAL

La flor de la zrezal, que notru tiempu fora
anunciu del calor y de la lluz
—espoyetaben mudos los deseos—,
güei paezme más bien
el descuidu d'un dios
o peor, una broma.



LA FLOR DEL CEREZO

La flor del cerezo, que en otro tiempo fue
anuncio del calor y de la luz
—florecían mudos los deseos—,
hoy me parece más bien
el descuido de un dios
o peor, una broma.

Traducción de Jorge F. Fernández Figueras

Xaime Martínez nace el año 1993 en Oviedo. Cursó estudios de Lengua i Literatura Españolas a la Universidad de Oviedo. Escribe tanto en castellano como en asturiano. Ha grabado dos discos con el grupo musical La Bande: La llamada del hombre ciervo (2015) y Un cadáver exquisito (2016). Ha publicado en castellano los libros de poemas El tango de Penélope (2012) y Fuego cruzado (2014), y en colaboración con Diego Álvarez Miguel el libro de relatos Los tres mil cuentos de Marcelino Tongo (2012). Dio  a conocer su obra poètica en asturiano en la antologia La prueba del once (2015) y en año pasado publicó Hibernia, escrita íntegramente en dicha lengua (2017).




domingo, 1 de abril de 2018

DOS POEMES DE XAIME MARTÍNEZ TRADUÏTS DE L'ASTURIÀ AL CATALÀ (2017)

SHAKESPEARE

Vendrá una vuelta más
el desagüe lentísimu del alba
y la tinta la nueche
dirá pa otros llugares muncho más
afayadizos pal tremor de les solombres.
Entamará la discusión de siempre
sobre’l cantar cabero de los páxaros.
Saldrán con ruidu prieto ruiseñores,
tiniebles y calandres
volando de les nueses
boques como un glayíu interminable
y el Sol quedrá traenos, como a besties,
la muerte y la quietú.

Mas yo entós sacaré la mio pistola,
que llevo cientos d’años preparando,
y apuntaré a esa ave ruin y estraña
que separta los díes de les nueches
y el sangre traerá un nuevu atapecer
y tornaremos, mudos, al amor
y sobre’l cuerpu entá
caliente de la llei
mataremos dos páxaros d’un tiru.




SHAKESPEARE

Vindrà un cop més
el desguàs lentíssim de l'alba
i la tinta de la nit
anirà cap a altres llocs molt més
apropiats per a la tremolor de les ombres.
Organitzarà la discussió de sempre
sobre la cançó última dels ocells.
Sortiran amb soroll obscur rossinyols,
tenebres i calàndries
volant de les nostres
boques com un gemec interminable
i el Sol voldrà portar-nos, com a les bèsties,
la mort i la quietud.

Però jo llavors trauré la meva pistola,
que fa centenars d'anys que preparo,
i apuntaré a aquest au mesquina i estranya
que separa els dies de les nits
i la sang portarà un nou capvespre
i tornarem, muts, a l'amor
i sobre el cos encara
calent de la llei
matarem dos ocells d'un tret.





LA FLOR DE LA ZREZAL

La flor de la zrezal, que notru tiempu fora
anunciu del calor y de la lluz
—espoyetaben mudos los deseos—,
güei paezme más bien
el descuidu d'un dios
o peor, una broma.




LA FLOR DEL CIRERER

La flor del cirerer, que en un altre temps va ser
anunci de la calor i de la llum
—florien muts els desitjos—,
avui em sembla més aviat
el desencert d'un déu
o pitjor encara, una broma.




Traducció de Jordi F. Fernández Figueras



Xaime Martínez neix l'any 1993  a Oviedo. Va cursar estudis de Llengua i Literatura Española a la Universitat d’Oviedo. Escriu tant en castellà com en asturià. Ha enregistrat dos discos amb el grup musical La Bande: La llamada del hombre ciervo (2015) i Un cadáver exquisito (2016). Ha publicat en castellà els llibres de poemes El tango de Penélope (2012) i Fuego cruzado (2014), i en col·laboració amb Diego Álvarez Miguel el llibre de relats Los tres mil cuentos de Marcelino Tongo (2012). Va donar a conèixer la seva obra poètica en asturià a l'antologia La prueba del once (2015) i l'any passat va publicar Hibernia, escrit íntegrament en aquesta llengua (2017).